Transparencia esquina superior izquierda Borde superior Transparencia esquina superior derecha

Hablando de Rufo De Francisco Marín Escudo de Laredo (Cantabria), España

Rufo de Francisco Marín

No resulta fácil esbozar, en unas pocas líneas además, una aproximación a Rufo De Francisco Marín.

Sobradamente conocido en su Laredo natal, tanto en su esfera laboral como en sus peculiaridades, sin embargo ignorábamos, aunque intuíamos, su vena literaria, la cual surgió en plenitud en los años en los que colaboró en el semanario “La Ilustración” de Castro-Urdiales, en la década de los ochenta, cuyo ámbito de difusión abarcaba entonces las villas y pueblos de la zona oriental de Cantabria.

Somos muchos quienes recordamos –y aún conservamos– sus trabajos en aquella sección titulada “Nostalgias Pejinas”, escrita en tono de crónica costumbrista local, por la que desfilaron tantas personas entrañables de esta Villa (“El Explicador”, “Pelines”, Laya, Salomón, “El Pilaricu”, “Los Belgas”, etc.), junto con las sabrosas vivencias y recuerdos del propio autor, que describió con un particular encanto y de un modo puntilloso y detallista.

Buen conversador, excelente en lo personal, de figura estilizada, mirada larga e inquieta, sonrisa fácil y paso largo y veloz, posee una memoria capaz de recordar con absoluta precisión detalles, hechos, gestos, sabores y situaciones que abarcan desde su niñez hasta el mismo ayer.

Ha colaborado en publicaciones muy diversas, reconoce que aún le queda bastante por contar, y somos un montón quienes esperamos que algún día no lejano, quizás al término de su frenesí laboral, nos vuelva a deleitar con sus recuerdos, siempre bellos y amables, jamás duros o polémicos, con ese estilo tan propio al que nos tenía acostumbrados en sus “Nostalgias”.

Ojalá que Rufo De Francisco, cargado de valores (“de años”, apostilla él, reiterando además que “ya solo peina lustros”), vuelva a retomar la pluma –pluma que por su particular estilo y su plasmación tan gráfica, se nos antoja estilo-gráfica–, para gozo y solaz de quienes le conocemos, y para disfrute de cuantos se acerquen a su lectura siempre grata, amena y placentera.

Daniel Fernández, “Dani”

©2005-2016 Nostalgias Pejinas

Transparencia esquina inferior izquierda Borde inferior Transparencia esquina inferior derecha